La para natación y su sitial de privilegio el paralimpismo colombiano

feb 28, 2020


Por: Moisés Fuentes García para la Revista imPARAbles 
Nadador paralímpico 

Al hablar de paralimpismo en Colombia, debo referirme a uno de los deportes más completos en el desarrollo físico y mental del ser humano: La natación, como base fundamental de la rehabilitación físico-motriz y mental, ya que genera un espacio de libertad, sin las ataduras que genera la pérdida de alguna de las capacidades funcionales del ser humano. Así inicia mi carrera deportiva sobre el año 1995, cuando el paralimpismo en Colombia era mirado como un espacio de rehabilitación y un poco de recreación.

En aquel entonces, seguimos abriendo camino con el respaldo, apoyo y gestión de familiares y personas que por su vocación de servicio contribuyeron con el desarrollo a pulso de este sistema, ya que el respaldo institucional era escaso y solo hacía presencia por voluntad del gobernante de turno y de buenas relaciones humanas; tampoco los medios de comunicación intervenían en la visibilización de los resultados.

Es en el año 2000 cuando nace legalmente el Comité Paralímpico Colombiano y con éste, una institución cabeza visible del deporte adaptado. Es por ello que antes de continuar, debo reconocer el trabajo que durante muchos años han desarrollado personas e instituciones que se inclinaron por garantizar los derechos de las personas con alguna discapacidad y, específicamente en el caso de la natación, quienes en los años 70 y 80 aportaron a uno de los mejores resultados internacionales, alcanzado por Pedro Mejía, quien obtuvo importantes medallas en campeonatos mundiales y en los Juegos Paralímpicos de 1980.

Como evolución de la natación paralímpica en el siglo XXI, quiero resaltar la participación de Colombia en los Juegos Paralímpicos Sidney 2000 con dos nadadores: Marcos Omar Suárez Piragauta y yo; en esa oportunidad obtuve un diploma paralímpico al conseguir el séptimo puesto en los 100 metros pecho categoría SB4.

A pesar del buen resultado para Colombia, aún no había un reconocimiento estatal, por ende, la práctica deportiva y la participación en eventos nacionales e internacionales, en muchas ocasiones eran pagados por dirigentes deportivos, amigos, familiares e incluso, por los mismos deportistas, quienes a través de rifas y recolectas conseguían los recursos para participar. 

Es el amor al deporte, el deseo de seguir avanzando en la construcción de una mejor calidad de vida y el reconocimiento social a través del deporte, lo que mantenía la llama viva de algunos deportistas, quienes, sin importar las condiciones, 19 seguíamos entrenando, porque un sentimiento de esperanza iluminaba el camino por el cual muchos campeones iban a pasar algún día.

En el año 2004 el Estado colombiano genera un espacio de apoyo directo a los deportistas desatacados mediante su programa Deportista Apoyado de Coldeportes Nacional, convirtiendo este soporte en la energía que alimentaba el sueño de muchos campeones en Colombia. Ese mismo año asistimos a los Juegos Paralímpicos de Atenas 2004, con la participación de tres nadadores, entre ellos, la primera mujer, Naiver Mercedes Ome. En esta paralimpiada mejoro el resultado anterior y obtengo el quinto lugar. 

Es en los Juegos Paralímpicos Beijing 2008 donde Colombia hace historia y obtiene la primera medalla del siglo XXI, este resultado se convierte en la llave que abre las puertas del reconocimiento del Estado, el cual equipara las condiciones entre deportistas del sector olímpico y paralímpico, al igual que el reconocimiento social y de medios de comunicación, quienes por primera vez exaltan el deporte paralímpico como una expresión del gran potencial humano. La medalla de bronce lograda por mí, es tomada por el país como el reconocimiento al trabajo de muchas personas, quienes contribuyeron con sus acciones y gestiones a la consolidación de un sistema que significa la integración de un solo deporte, una sola bandera, un país para todos. 

En el ciclo a los Juegos de Londres 2012, se mejoran los apoyos a deportistas, se incrementan los incentivos por medallas del ciclo olímpico y paralímpico, se garantizan las participaciones en eventos internacionales, al igual que el apoyo a entrenadores. El Estado asume una política del deporte y se convierte en la base fundamental del rendimiento y alto rendimiento, que posiciona a Colombia como un referente del deporte en el continente. 

En los Juegos Paralímpicos de 2012 logro la segunda medalla para Colombia; en esta oportunidad el color cambia a plata, con una marca de 1:36,92. La bandera de Colombia sigue elevándose, al igual que el número de Para atletas que hacen parte del sistema paralímpico colombiano. Jóvenes deportistas llegan para hacer parte de la selección y uno de ellos es Nelson Crispín Corzo, quien por centésimas se queda por fuera del podio en estas justas.

Sin lugar dudas, es el ciclo a los Juegos Paralímpicos Río 2016 donde la natación paralímpica encuentra sus mejores cartas con dos jóvenes talla baja que se convierten en los gigantes de esta disciplina. Carlos Daniel Serrano Zárate, de solo 16 años, se consagra como campeón mundial y record absoluto de su categoría en los 100 metros pecho SB7 y en Río de Janeiro expone su talento y preparación física y mental, demostrando que es el más fuerte y obteniendo la medalla de oro, con record paralímpico, en los 100 metros pecho SB7. Además, también aporta una medalla de plata y otra de bronce al medallero general. 

Nelson Crispín no se quedó atrás y con tres medallas de plata demostró por qué es uno de los mejores nadadores del mundo en evolución y proyección. 20 En esta oportunidad vuelvo a hacer parte del podio y obtengo mi tercera medalla consecutiva, esta vez de bronce. Con este resultado se consolida la natación como el deporte que más medallas le da a Colombia en el medallero general de esta Paralimpiada.

El reto continúa para un sistema y una disciplina deportiva que ya nos tiene acostumbrados a ganar, y desde ya la mirada está fija en Tokio 2020, sin lugar a dudas, uno de los eventos que genera más expectativas por lo que significa la perfección, profesionalismo y cultura, país que por su desarrollo social y crecimiento económico se convierte en potencia mundial. 

Nuestro sistema paralímpico se proyecta con una visión de evolución y crecimiento al asumir el reto y responsabilidad de mejorar los resultados obtenidos en Rio 2016, tanto en cantidad como en calidad de resultados. Para ello cuenta con las cartas más relevantes: Carlos Daniel Serrano, quien ahora es más maduro física y mentalmente, ha demostrado en los últimos eventos que está preparado para ganar varias medallas de oro; Nelson Crispín en esta oportunidad se proyecta para estar en lo más alto del podio, tiene las condiciones para lograrlo y con un ajuste en el trabajo técnico, físico y mental es posible que más de una vez nos permita celebrar cantando nuestro himno de Colombia y ondeando el tricolor; y yo, que en esta sexta paralimpiada aspiro y trabajo para lograr el sueño dorado. 

Nuevas cartas se unen a la baraja de campeones. Sara Vargas, una niña de solo 12 años que es la revelación de la para natación del continente americano; María Paula Barrera, joven que ha tenido muy buenos resultados en su proceso y hoy, a sus 18 años, está entre las mejores de América y quien, por sus resultados y proyección, aspira a hacer parte de la selección en una de las categorías más competitivas, S10. Otros deportistas son Leyder Lemus y Miguel Ángel Rincón, quienes con una buena evolución en su rendimiento pueden estar muy cerca del podio.

Escribo este artículo haciendo un reconocimiento de gratitud a quienes asumen la responsabilidad de formar campeones. Sí, a los entrenadores regionales y nacionales, quienes con su experiencia y conocimientos contribuyen positivamente al desarrollo de la natación paralímpica colombiana. William David Jiménez, quien ha aportado por más de 25 años al crecimiento de esta disciplina; Luis Carlos Calderón, quien por sus resultados está catalogado como uno de los mejores entrenadores del continente y quien en sus hombros carga con la responsabilidad y el honor de ser el entrenador de la selección Colombia que participará en Tokio 2020. 

También quiero hacer un reconocimiento especial a todas las personas que, desde el área administrativa, directiva, medios de comunicación y empresas, se unen a este proyecto de posicionamiento y liderazgo del sistema paralímpico colombiano.

Descarga aquí la revista completa en su versión digital 

Descarga aquí la revista en su versión accesible 

Relacionados

Sitio Oficial del Comité Paralímpico Colombiano - CPC Colombia
Calle 63 # 59a-06, Centro de Alto Rendimiento en Altura  |  Tel. (571) 231 9729  |  [email protected]
Todos los derechos reservados ® 2019

Desarrollado por