Tenacidad, experiencia internacional y fe, las claves de Raúl Vega para alcanzar el éxito

may 12, 2020

#HistoriasCPC l
Raúl José Vega, nacido en Caucasia, Antioquia en 1993, es uno de los deportistas más destacados que tiene Colombia, pues impulsado por su pasión por el deporte, ha jugado en los mejores escenarios de baloncesto en silla de ruedas del mundo.

Precisamente, toda esa experiencia y grandes momentos han sido producto de un gran amor por el baloncesto en silla de ruedas, una historia que comenzó a escribirse desde los 5 años de edad, pues fue ahí que su vida se enrutó para llevarlo a ser uno de los deportistas paralímpicos más destacados del país.

“Yo sufrí un accidente de tránsito a la edad de 5 años en Caucasia, Antioquia, iba con un hermanito en la bicicleta, él estaba manejándola y yo iba en la barra, un señor manejando una volqueta en estado de embriaguez nos embistió y ese fue el origen de una lesión medular”, recordó el deportista.

Aunque muchas personas quisieron ligarlo a la natación, el deporte no hacía parte de sus planes después de la lesión, pues se dedicó a sus estudios en el colegio y como presagio de algo mejor en su vida, la natación nunca le llamó la atención.

“Unos compañeros me dijeron que estaba la opción del baloncesto, fui a ver una práctica y de una vez me ‘enganché’, fue muy emocionante, todo el contacto y toda la habilidad que se requería para tener el balón y todo eso, la verdad lo recuerdo muy bien”, cuenta con emoción Raúl.

A raíz de esa práctica logró entrar en el deporte paralímpico y hoy tiene 8 años en él y excelentes partidos, además de la satisfacción de ser parte activa de la Selección Colombia, jugar en Juegos Parapanamericanos, ganar bronce con el equipo y cupo directo a un sueño aún más grande: Los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020.

“Bueno, es un sueño, al principio uno no se lo cree, pero ya después uno se da cuenta que es el fruto de un proceso, de un entrenamiento fuerte y de que todos aquí somos una familia y tenemos todos que cumplir el rol que nos lleve a lograr grandes cosas”, mencionó el antioqueño sobre los objetivos que tiene el equipo.

Al ver a Raúl, resalta su tranquilidad y elocuencia para responder, estas cualidades lo han llevado a ser una de las voces del equipo cuando las cosas se ponen difíciles, “me gusta hablarles a mis compañeros, decirles y ayudarnos todos a mentalizarnos a que podemos conseguir las cosas, decirles que sí se puede y que somos los mejores, por eso estamos donde estamos”.

Y es que Raúl también es una persona fiel a sus creencias, por esto también es el encargado de hacer la oración que encomiende a Dios al equipo en todos sus partidos.

El antioqueño también tiene tiempo para la academia, pues estudia historia en la Universidad Pontificia Bolivariana y se enorgullece al ver el apoyo de los profesores y compañeros.

Para todo deportista, la familia es una motivación a seguir y para el basquetbolista paralímpico lo es todo también, “uno en esta carrera aprende a tener más de una familia, obviamente los que te han visto crecer y los que te apoyan siempre en la casa, pero también esas personas que te encuentras al conformar un equipo, ellos serán familia toda la vida y ese pensamiento nos lleva a lograr grandes cosas”

Sin dudarlo, Raúl considera que, así como hay que ser bueno en la cancha para conseguir logros, en la vida hay que serlo también para vivir pleno.

Para finalizar se dirige a todos los que alguna vez han pasado por alguna dificultad, “no se queden ahí y confíen, uno siempre puede dar el máximo, siempre se puede luchar por más y cumplir los sueños, confíen en sus capacidades y, sobre todo, en los sueños y creencias, que mientras uno las tenga, uno va a hacer todo lo posible por cumplirlas”.
 

Relacionados

Sitio Oficial del Comité Paralímpico Colombiano - CPC Colombia
Calle 63 # 59a-06, Centro de Alto Rendimiento en Altura  |  Tel. (571) 231 9729  |  [email protected]
Todos los derechos reservados ® 2019

Desarrollado por